Spread the love

Los espejos con luces para nuestro tocador o vanity están muy de moda, sin duda hacen que nuestro cuarto se vea mucho más femenino y con estilo. Sin embargo, para nadie es un secreto que la vanidad cuesta, y cuesta mucho!

Estos espejos en el mercado son demasiado costosos, por eso decidí buscar una forma más económica para hacer mi propio espejo con luces sin quitarle el estilo. 

Opciones Para Tu Espejo

Para poder hacer nuestro proyecto debemos tener un espejo al cual colocarle las luces. Este espejo puede ser del tamaño, color o forma que prefieras.

Puede tener marco o no

Puede ser redondo o cuadrado

Puede ser grande o pequeño

Si tienes un espejo pero no te gusta el marco, tienes varias opciones: puedes cubrir el espejo con papel periódico y pintarlo con pintura en spray de blanco o el color que prefieras (te recomiendo que le des dos capas de pintura). O si no quieres tomarte la molestia de pintarlo, puedes simplemente quitarle el marco!

Si NO tienes un espejo puedes comprar uno. La forma más económica es conseguir uno de segunda mano. Puedes comprarlo en alguna tienda de segunda mano como GoodWill o Restore. O puedes comprarlo en línea con aplicaciones como Facebook Marketplace, OfferUp o Letgo.

Si decides comprarlo de segunda mano, te recomiendo que mires constantemente estas aplicaciones, seguramente no consigas un espejo que te guste la primera vez que abres la aplicación, pero constantemente y a cada segundo las personas están publicando artículos nuevos y a buen precio en estas aplicaciones. Lo mejor de todo es que puedes negociar y obtener un precio que te favorezca. 

Una vez tengas tu espejo, es hora de conseguir las luces. Las que yo compré las pedí por Amazon, me gustó el precio y las buenas calificaciones que tenían. Estas luces puedes conseguirlas con distintas cantidades de focos o bombillos, con distintos tipos de luces (blanco, amarillo) y con distintos tipos de intensidad de luz. Yo compré un paquete de 10 bombillos. 

Materiales

Procedimiento

1. Limpiar muy bien la superficie en donde vamos a colocar los bombillos. 

2. Tomar medidas para saber donde colocar los bombillos. Asegúrate de que cada bombillo tenga más o menos la misma distancia. Yo coloqué tres a los lados y cuatro en la parte superior.

3. Los bombillos vienen con unos adhesivos dobles, para pegar al bombillo y al espejo. Despegamos uno de los lados de los adhesivos y los pegamos a cada foco. 

4. Los bombillos o focos traen dos huecos a cada lado, vamos a atravesar el cable del lado derecho y del lado izquierdo por cada hueco para poder esconderlos más delante. 

5. Retiramos el otro lado del adhesivo y pegamos cada foco en las marcas que hicimos previamente. 

6. Finalmente escondemos el cable por la parte de atrás del espejo. 

Ventajas

1. Fácil de hacer

2. Económico

3. Se puede personalizar según nuestros gustos y necesidades

Desventajas

1. Los bombillos no pueden cambiarse individualmente, es decir, si se funde uno, debe cambiarse todo. Sin embargo, yo tengo los míos por más de 6 meses y aún funcionan todos. 

2. Puede verse un poco el cable que une los bombillos. Esto puede evitarse si dejamos menor distancia entre foco y foco, pero tendríamos que tener mayor cantidad de focos. 

Estas son las luces que yo utilicé:

Espero que esta idea te guste y la pongas en práctica. Un abrazo.

Karen Franciosa. 

Nota: Este artículo contiene links de afiliados que te permitirán encontrar los productos que menciono. El blog gana una mínima suma cuando utilizas estos links sin NINGÚN COSTO ADICIONAL para ti. Gracias el apoyo.

Puede que también te guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *